Loading...

lunes, 13 de octubre de 2008



Me estoy despidiendo y es que mi vida se termina con el caminar de las horas marcadas con lágrimas que he petrificado a tu nombre. Me estoy despidiendo con estos labios carnosos que se pierden buscando tu cuello con gran ansiedad, con estos dedos que caminan bajo tu vientre, con una sonrisa ligera me estoy despidiendo mientras baño tu cadera con mi sudor cristalino. Me estoy despidiendo sobre tu cuerpo tembloroso apretando tus manos con mis deseos. Si me estoy despidiendo entre tus piernas para que tu me regales un hola.

1 comentario:

Gittana dijo...

Que cool amiga!!!! hace ucho que no escribias nada pequeña de mi corazón...